Saltar al contenido

Historia de la telefonía

Historia de la telefonia

La telefonía móvil es uno de los grandes inventos tecnológicos del ser humano, ya que además de haber permitido la comunicación entre individuos separados por grandes distancias, simplificó de manera significativa la manera en la que funciona el mundo. Sin embargo, esto no ocurrió de la noche a la mañana, ya que la industria de la telefonía ha necesitado de más de un siglo de innovación y constantes mejoras para llegar a convertirse en lo que todos conocemos hoy en día.

Desde que se consignó la primera llamada telefónica en 1876, hasta la aparición de la tecnología que permitió el nacimiento de los teléfonos celulares casi un siglo después, la evolución de la telefonía ha estado marcada por varios hitos importantes que se reconocen como parte importante de la historia.

Evolución de la telefonía

A continuación se realiza un repaso histórico por los sucesos que definieron la evolución de la telefonía en los últimos dos siglos.

Los primeros pasos de la telefonía

El primer teléfono fue creado en 1854 por el inventor italiano Antonio Meucci. Este hombre fue reconocido como el creador del primer teléfono, cuyo nombre original era teletrófono, ya que para la época, el telégrafo era el principal medio de comunicación a distancia.

Después de que empezara a popularizarse entre ciertos grupos esta nueva tecnología (que aún no era alámbrica), llegó el primer teléfono automático, suceso que tuvo lugar en 1889. El primer teléfono automático vino a sustituir los teléfonos manuales que funcionaban por medio de operadoras manuales. Dichas operadoras se encargaban de conectar las diferentes líneas de cada teléfono en el momento en el que una persona llevaba a cabo una llamada. Para que esto fuera posible, el ingeniero Almon Stronwger creó la primera central telefónica que operaba de manera automática, ésta se basaba en un conmutador compuesto de una serie de telerruptores que operaban por medio de pulsos electromagnéticos.

La telefonía manual necesitaba de operadoras que interconectaban los terminales para comunicar a un individuo con la persona que deseaba contactar. Esto quedó obsoleto con la invención de la telefonía automática.

El siguiente suceso significativo en la evolución de la telefonía tuvo lugar en 1915, año en el que se realizó la primera llamada telefónica a larga distancia. Este acontecimiento se llevó a cabo en Estados Unidos y permitió una conversación distanciada por más de 5 mil kilómetros. Gracias a este evento, la telefonía demostró su potencial al mundo como un nuevo medio de comunicación capaz de cambiar la forma en la que los seres humanos se comunicaban.

Era primitiva de la telefonía móvil o celular

Con la llegada de la segunda guerra mundial, la tecnología de las comunicaciones a distancia sufrieron grandes avances, esto llevo a que durante el año 1939, los soldados estadounidenses contaran con los primeros teléfonos inalámbricos. Estos equipos utilizaban ondas de radio de 600 kHz para transmitir la señal.

Tras quedar demostrado el éxito de este sistema, ingenieros de estados unidos empezaron a diseñar los primeros bocetos de teléfonos celulares de uso particular. Así, pasaron más de 30 años para que en 1972, la compañía conocida como Laboratorios Bell registrara la primera patente de un teléfono celular.

Un año más tarde vería la luz el primer prototipo de un teléfono móvil, el cual fue desarrollado por Motorola, este equipo fue conocido como Dyna-TAC 8000X. De esta manera, en 1973 se realizó en la primera llamada desde telefonía celular de la historia a manos del ingeniero Martin Cooper, fundador de la telefonía celular tal y como la conocemos hoy. Un año más tarde tuvo inicio la comercialización de este tipo de equipos.

El auge de la telefonía celular

En 1979 la telefonía dio un salto importante en camino a la masificación, ya que comenzó a operar la primera operadora móvil de la historia y con ello, tuvo lugar la primera generación de la telefonía celular. Esta primera operadora brindaba cobertura a una población superior a los 20 millones y contaba con un total de 23 estaciones celulares repartidas a lo largo de toda el área de Tokio.

De esta manera quedó demostrado el éxito de esta nueva tecnología que permitía la comunicación inalámbrica entre individuos, lo que dio paso al boom de las industrias dedicadas a la telefonía móvil y dio paso al desarrollo de las diferentes generaciones de la telefonía celular.

Generaciones

La historia de la telefonía celular se puede desglosar a partir de la primera generación de telefonía y aquellas que le siguieron. A continuación se reseñan los sucesos más importantes de la era de esta tecnología.

Primera generación

La primera generación o 1G tuvo su génesis a partir de 1980, época  que estuvo marcada por el salto de las ondas de frecuencia modular que apenas alcanzaban unos 450 MHz, al uso de una señal de frecuencia de radio de 900 MHz. Igualmente, diferentes compañías dedicadas al nuevo mundo de las telecomunicaciones, empezaron a desarrollar diferentes sistemas de comunicación inalámbricas compatibles con los protocolos de transmisión de la telefonía móvil.

De esta forma surgió el AMPS y el TACS (Advanced Mobile Phone System y Total Access Comunication System, respectivamente). Sin embargo, el más popular de todos fue el NTM 900, un teléfono celular que pertenecía a la compañía Ericsson.

El ingeniero e inventor Martin Cooper es reconocido como el padre de la telefonía celular.

A pesar del gran salto que significó la llegada de esta primera generación al mundo de la telefonía, los teléfonos celulares de la época eran sumamente rudimentarios y poco prácticos, ya que se trataba de equipos que podían pesar hasta 3 kilogramos y medir más de 30 centímetros. En cuanto al servicio que ofrecía esta generación, se limitaba al servicio de llamadas de voz.

Segunda generación

Cuando empezó a popularizarse el uso de los teléfonos celulares de primera generación, paulatinamente fueron surgiendo las grandes deficiencias de la telefonía de esa época. Sin embargo, a inicios de 1990 empezó a masificarse la nueva tecnología de telecomunicación que representaba la segunda generación o 2G.

Con la llegada de esta nueva época, la frecuencia utilizada por las ondas de radio que permitían la comunicación entre dispositivos se elevó hasta los 1800MHz. Además, nacieron los sistemas de red GMS (1991) y llegaron a Europa un año después. Otra novedad importante que surgía a partir de esta generación con respecto a la anterior, fue la aparición de la mensajería de texto o SMS, la cual se estandarizó en los equipos de segunda generación a partir de 1992.

Los terminales o teléfonos móviles empezaron a fabricarse en un menor tamaño, lo que significó el fin de la época de los dispositivos pesados y poco prácticos que circulaban durante la década de los 80. Esto, además de significar una mejora en cuanto al diseño de estos equipos electrónicos, ayudó a reducir de manera importante los costos de fabricación.

Tercera generación

Como era de esperarse, la industria de la telefonía nunca se detuvo durante la vigencia de la segunda generación, esto dio paso a que en 1999 se instaurara el primer protocolo de conexión a internet para los teléfonos celulares. Este punto es reconocido por muchos como el inicio de la era 3G. Para la llegada del nuevo milenio, el servicio de telefonía móvil no sólo permitiría el uso de estos dispositivos para realizar llamadas o enviar mensajes de texto, sino que brindó un mayor abanico de servicios y posibilidades a partir del uso de un nuevo sistema conocido como UMTS o Universal Mobile Telecomunications System.

Este sistema, unido a la tecnología CDMA permitió que la transferencia de datos en los teléfonos móviles alcanzara más de 7 Mb/s. Así, una cosa llevó a la otra, por lo que los fabricantes de terminales empezaron a confeccionar los teléfonos “inteligentes”, es decir, aquellos que operaban de manera similar a un ordenador, ofreciendo la posibilidad de disfrutar servicios como videollamadas, navegación web, televisión y mucho más.

Cuarta generación

Las nuevas tendencias tecnológicas siempre se han marcado el ritmo de avance de la telefonía móvil, por eso, para el año 2010 nació la cuarta generación o 4G, un salto significativo en la historia de las telecomunicaciones. Gracias a la telefonía 4G, los teléfonos celulares han pasado a utilizar una conexión de red de banda ancha que opera a partir del uso de IP’s (protocolo de internet).

Gracias a esto, la navegación de alta velocidad y la posibilidad de acceder a un amplio número de servicios a través de una conexión inalámbrica se convirtió en realidad. En este sentido, se habla de un rango superior a los 20 Mb/s como tasa de transferencia de datos. En consecuencia, servicios como el streaming, las videoconferencias, los videojuegos en línea y muchos más pasaron a ser parte del mundo de la telefonía móvil.

El futuro de la telefonía

Durante esta década se ha vivido en la era del 4G. Sin embargo, todo indica que el próximo gran salto tecnológico que dará paso a la quinta generación llegará en el 2021. De hecho, según el UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones), esta tecnología que se encuentra en desarrollo desde el año 2014 será capaz de ofrecer una velocidad de transferencia de datos de hasta 20 Gb/s.

Para que esto sea posible, no sólo los teléfonos celulares deberán adecuarse a los nuevos estándares, sino que toda la infraestructura de la red telefónica deberá equiparse con los dispositivos de vanguardia que sean capaz de ofrecer cobertura compatible con el 5G.